Minientrada

Excusas literarias

Este blog es, como su propio nombre indica, una excusa. Una plataforma como otra cualquiera para verter mis escritos y proyectos literarios, y si se tercia, alguna que otra reflexión o pamplinada que revuelvan mi espíritu. Una forma de despertar ese pequeño genio de la botella que con once años escribía maravillosamente, y que de una forma u otra perdí por el camino. Me siento responsable de haber dejado de lado este sueño de ser escritor, de haber silenciado mi escritura durante tantos años.

¿Por qué? He gritado tantas veces esa pregunta que ya ha dejado de tener sentido. Tengo treinta años. Por mucho que quiera, ya no tengo toda la vida por delante, como cuando era un niño, o un adolescente. Parte del camino está hecho, y aunque me quedan muchas oportunidades de encauzar las cosas, más me vale apretarme los machos y comenzar a caminar por la senda correcta.

¿Lo conseguiré? No tengo la menor idea. Por alusión a ese pequeño que escribía, sí. Si me fijo en el adulto que soy hoy en día, me asaltan las dudas. Pero lo que sí sé es que no quiero más excusas que las que me sirvan para caminar un paso por delante en mi sueño de escribir. Como este portal. Si quieres ser partícipe de mi excusa, bienvenido. Estás en tu derecho de alabar, o criticar, escupir y vilipendiar las palabras que vierta aquí. Si me criticas, significa que te has tomado la molestia de leerme… Y eso denota un interés que no muchos han tenido conmigo. ¡Gracias!